¿Por qué debes ir a un concierto de G-Dragon? Te contamos nuestra experiencia

El 26 de septiembre tuve la suerte de acudir al concierto de G-Dragon en Ámsterdam, su segunda parada en Europa tras haber estado en Londres. El concierto abría sus puertas a las 6 de la tarde y comenzaba a las 8 p.m., y teniendo asientos numerados creía que quizás no tendría que esperar mucho ni habría demasiada gente esperando. Gran error. Menos mal que al final fuimos pronto.

Llegamos hacia las seis y cuarto al Ziggo Dome, el espacio donde se realizaría el concierto, y ya había multitud de gente esperando divididos por las diferentes categorías de las entradas. Tardaron más de lo debido en abrir las puertas, por lo que al final entramos al recinto a las siete y cuarto de la tarde, y el concierto no pudo comenzar hasta las nueve menos cuarto de la noche.

Una vez dentro y sentadas en nuestros asientos correspondientes, mientras la sala se llenaba poco a poco pusieron vídeos musicales de G-Dragon para amenizar la espera. Debido al retraso, repitieron los mismos vídeos una y otra vez. Un dato curioso es que cada vez que salía un trocito de la canción “BANG BANG BANG” de BIGBANG, la gente se volvía literalmente loca y comenzaban a bailar el paso de baile más famoso de la canción.

Como he dicho antes, el concierto empezó a las nueve menos cuarto, los lightsticks oficiales que llevaba el público comenzaron a encenderse, empezó a sonar la música y comenzó la locura. G-Dragon apareció tras una cortina de humo, vestido de rojo y con su nuevo color de pelo, también rojo. Detrás de él estaban las pantallas gigantes, las cuales me dejaron alucinada porque transmitían las imágenes tan nítidas y tan bien montadas, que parecía que estaba viendo un DVD muy bien editado, con la diferencia que era en vivo y en directo.

No lo he mencionado antes, pero asistí al concierto con una amiga mía que jamás había escuchado K-Pop, ni si quiera sabía quién era G-Dragon, pero aún así quiso acompañarme. Yo sabía que se quedaría alucinada por varias razones, y no me equivoqué.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ella me destacó que su voz en directo le sorprendió, porque si algo odiamos los amantes de la música es que cuando vamos a un concierto nos decepcionen en cuanto a voz, pero en este caso G-Dragon logró emocionar a más de uno, incluida mi amiga. Además, la performance de baile que realizaba en cada canción era sorprendente, a veces bonitas y agradables de ver, otras veces los bailes eran realizados con más fuerza pero no dejaban de sorprender, y la entrega de GD en cada canción es más que destacable.

Los VCR que ponían mientras él se cambiaba para la siguiente actuación fueron diferentes a lo que estoy acostumbrada a ver. El primer vídeo fue acorde a su concepto, con jeringuillas, sangre… era algo extraño pero te dejaba con las ganas de ver más. Sin embargo, mi VCR favorito fue el segundo, donde los amigos, familiares y trabajadores de G-Dragon hablaban sobre él. Personalmente me emocionó mucho cuando salían sus padres y hablaban de él, fue un momento muy bonito y en el que se nos escapó alguna que otra lagrimilla.

El último VCR fue de G-Dragon hablando sobre él mismo. Se notaba que, a pesar de ser un vídeo grabado para su concierto, se sinceró y hablaba honestamente de cómo se sentía y de lo que pensaba, logrando sacar suspiros y gritos de los espectadores.

Para finalizar el concierto, reservó dos de sus últimas canciones, “Divina Comedia” y Untitled, 2014″, ésta última siendo la más especial de todas. La utilizó como despedida, bajó hacia el público y se encargó de que nadie olvidase ese momento. Los afortunados de la primera fila tuvieron la suerte de poder hacerse fotos con él mientras interpretaba la canción, algunos le dieron la mano, otros simplemente gritaban… pero él seguía sin importar qué, porque sabía que era la despedida con el público holandés, e incluso al terminar la canción se emocionó. 

Algo que me llamó mucho la atención y que muchas veces no somos capaces de captar a través de la pantalla, es la cercanía y la sencillez que mostró hacia su público. Su manera de hablar, de expresarse,… sentía como si estuviera hablando con un amigo al que hacía mucho tiempo que no veía. En ocasiones los espectadores le gritaban frases como “Te quiero”, a lo que él les respondía “Yo también te quiero”, y acto seguido se avergonzaba, mostrando su timidez a pesar de tantos años de experiencia interactuando con sus fans.

En definitiva, si alguna vez tenéis la posibilidad de asistir a un concierto de G-Dragon, no lo dudéis por un segundo porque disfrutaréis de su música, de su voz, de su puesta en escena, de las imágenes de la pantalla, pero sobre todo, podréis disfrutar de su entrega y su pasión por la música y hacia seguidores.

DKuL1oAWAAAMb1ODKuL1nBX0AAfJneDKuL1nBWkAAPg1V

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s